Una salud de calidad también implica tener unas encías sanas

Cuando realizamos una visita de revisión al dentista y nos dice que nuestra boca está sana es una noticia importante ya que nuestra cavidad bucal juega un papel fundamental en nuestra salud y bienestar general. Sin embargo, si acudimos porque hemos notado un enrojecimiento de las encías o un pequeño sangrado al cepillar los dientes, podemos encontrarnos ante una enfermedad periodontal. La periodoncia es uno de los tratamientos en los que la clínica dental Mesiodens, situada en León, está especializada y es que, sin lugar a duda, este problema debemos tratarlo exclusivamente con profesionales que nos puedan ofertar una ayuda de excelente calidad para superarlo sin mayores complicaciones.

Como os acabamos de mencionar, debemos optar siempre por acudir a los mejores profesionales y a los que su experiencia y su trabajo les avale puesto que estamos hablando de nuestra boca, una parte fundamental nuestra que no se regenera como pueda ocurrir si tenemos una herida y nos salta la piel. Por ello trataremos de dirigirnos siempre a expertos que utilicen siempre los materiales dentales más seguros, compatibles y de mejor calidad para realizar los diferentes tratamientos entre los que habitualmente se encuentran la ortodoncia, endodoncia, implantología, cirugía maxilofacial, apnea del sueño, estética dental, estudios microbiológicos, periodoncia…

Hemos comenzado hablando de ella, pero realmente ¿sabemos qué es la periodoncia? Es una rama de la odontología que trata las enfermedades de las encías y del hueso que sostiene los dientes. La principal causa de estas enfermedades periodontales son las bacterias que tienen la boca como su hábitat natural y que se depositan en los dientes y encías, estando ocasionadas por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes. Actualmente es una de las patologías con mayor incidencia en la salud bucal, pues se calcula que más del 50% de las personas mayores de 35 años están afectadas por alguno de los dos grandes grupos en los que se dividen las enfermedades periodontales y que a continuación os detallamos:

  • Gingivitis: se denomina así a la patología que afecta a los tejidos blandos que rodean los dientes, es decir, las encías, provocando su inflamación. Algunos de los síntomas de su presencia son sangrado, ulceras bucales, inflamación, dolor, encías de un color rojo brillante, sensibilidad de los dientes al frío o al calor, mal olor o sabor de boca. Para prevenirla en la medida de lo posible es fundamental realizar una buena higiene bucal que deberá incluir el cepillado dental después de las comidas, el uso de hilo dental y por supuesto una limpieza dental regular realizada por un profesional. El tabaco, los dientes mal alineados, algunos medicamentos y enfermedades como la diabetes son factores que influyen en la aparición de esta patología.
  • Periodontitis: conocida comúnmente como piorrea se presenta cuando la gingivitis no es tratada, con lo cual la infección no solo afecta al hueso que rodea al diente, sino que se extiende también a otros tejidos como el ligamento periodontal, que sostiene el diente dentro de la encía y el cemento radicular que cubre la dentina del diente. Si no se ataja a tiempo y se trata convenientemente, esta enfermedad puede provocar que las piezas dentales se aflojen y acaben cayendo, hasta el punto de ser la causa principal de pérdidas de dientes entre la población adulta.

¿Cuáles son los tratamientos aconsejados para tratar las enfermedades periodontales?

  • Uso habitual de enjuague bucal con sustancias antimicrobianas que podemos encontrar en farmacias o en supermercados de grandes superficies.
  • Limpieza dental realizada por personal especializado, mediante ultrasonidos o curetaje y alisado radicular. En caso de que el sarro se encuentre por debajo de la encía.
  • En el caso de persistir inflamación, puede realizarse lo que se denomina cirugía de colgajo, en la que se levantan las encías para remover el sarro y se vuelven a coser.

Por todo ello, merece la pena cuidar nuestras encías y nuestra boca para tener una salud de calidad y así no sufrir este tipo de problemas años más tarde.

La periodontitis es una de las causas de cáncer

Actualmente la periodontitis se puede asociar a ser una de las principales causas de padecer un cáncer y es que aunque a priori suene extraño, padecer esta enfermedad bucal aumenta hasta un 24% las probabilidades de sufrir un cáncer de pulmón o en el tracto colorrectal por lo que debemos cuidar de una forma muy pulcra nuestra salud en general y sobre todo la de nuestra boca en particular.