Regalos personalizados y con mucho estilo

Regalos personalizados y con mucho estilo

Llevaba un par de meses dándole vueltas a la cabeza pensando en qué podría regalarle a mi pareja, no quería que me pasara como siempre, que lo dejo todo para el día antes de la noche buena y después claro, me encuentro con que ya no queda nada, me entra el agobio y acabo comprando cualquier cosa, que por norma general, mi familia acaba cambiando. Pero este año no, esta navidad me adelantaría, estaba decidida y esta vez empecé con tiempo.

Lo primero que hice fue comprar los regalos de los más pequeños, los juguetes son lo primero que se acaba, y una vez que hube terminado con la inmensa lista de legos, playmovil y nintendos, me puse con las niñas mayores, que querían ropa, con ellas fue fácil, van siempre a la última y eso es lo que quieren, los modelitos más actuales. Los mayores fueron los últimos, mi padre, mi madre, mi abuela y mi abuelo. Con ellos los típicos regalos siempre funcionan, cremas, colonias, corbatas… Y así fui terminando la engorrosa misión de comprar los regalos navideños.

Tan sólo quedaba un regalo, y este tenía que ser especial, se trataba del regalo de mi pareja, y él siempre a en el clavo en cuestiones de regalos sorpresa, tiene un don especial para saber lo que me gusta, aunque no le diga nada. Así que me tomé tiempo, y recorrí tienda por tienda y mercadillo por mercadillo, pero nada parecía convencerme. Hasta que  de repente lo encontré. Al final, cansada, empecé a buscar en tiendas online y así descubrí en Cristafiel el regalo perfecto, una  magnífica oferta de 2 Copas para Gin Tonic  de cristal de alta calidad protegido contra la corrosión y ralladuras del lavado, con una brillo incomparable y muy finas al tacto. Tienen una capacidad  80cl y una altura máxima 245mm, para permitir que quepa  todo el hielo, toda la ginebra y toda la tónica.  Además tienen la boca ancha y de esta forma se perciben mucho mejor el sabor y el aroma del combinado. A los dos nos encanta un Gin Tonic bien servido y si es en copa de balón con pie, mucho mejor, ya que así podemos agarrarla sin que se nos caliente la bebida. Lo mejor de todo es que podemos grabar nuestros nombres con un sistema de grabado de chorro de arena. Finalmente hice un pedido de cuatro copas. Los más de 2o años de esta empresa desarrollando técnicas propias de grabación y tallado les permite tener sus productos  en las más importantes empresas e instituciones de este país.

Creo que esta vez he acertado de pleno, y además con nuestros nombres y la fecha en la que empezamos a salir, no veo el momento de dárselo y estrenarlo juntos. Para nosotros el Gin Tonic es algo más que un combinado, ya que hay una historia detrás. El día que nos conocimos, hace 7 años ya, yo estaba trabajando de camarera en una popular discoteca de mi ciudad, él se acercó a la barra, me pidió uno y me observó mientras se lo servía cuidadosamente y con todo detalle. Al terminar, le dio un trago y dijo que era lo mejor que había bebido nunca. Esa misma noche empezamos a salir.

Cómo servir el Gin Tonic perfecto

Los adictos al Gin Tonic saben que el ritual que lo precede es casi tan valioso como el combinado en sí, y que sólo unos pocos privilegiados tienen la virtud de convertir un combinado en una auténtica obra de arte, porque un Gin Tonic bien servido puede ser una auténtica experiencia estética.

Existen muchos tipos de Gin Tonic, clásico, de fresas, de pepino, de cardamomo,  pero el clásico es el favorito de la mayoría de los consumidores y consumidoras habituales. Su elaboración es sencilla, pero requiere de un saber especial, de un toque personal y único.

¿Te digo cómo?

Coge una copa de balón de boca ancha, añade 5 hielos y remueve hasta enfriar el vaso. A continuación hecha 5cl de ginebra. Dale un toque original añadiendo cardamomo, pepino o cítricos. Por último vierte con cuidado la tónica, ya sea derramándolo delicadamente sobre los hielos o con la ayuda de una cucharita.

Salud…!!!