La telemedicina está cada vez más presente en los hogares

La telemedicina está cada vez más presente en los hogares

La medicina está cambiando tan rápido como avanza la tecnología, y es algo a lo que habrá que adaptarse tan rápido como se pueda, pues de lo contrario estaremos atrasados y seguiremos perdiendo tiempo y dinero a la hora de ir a la consulta médica, ya sea de la Seguridad Social o del seguro privado.

Principalmente, las mejoras de las redes móviles y la capacidad de los instrumentos y máquinas para conectarse a Internet están marcando la pauta en lo que se refiere a avances médicos. Y esto es algo que ya hemos visto de primera mano en instrumentos como los smartwatches, que disponen de medidores de pulsaciones, siendo alguno de ellos capaces de hacer electrocardiogramas, como el Apple Watch.

La comunicación de información biométrica y su estudio mediante tecnologías como el Big Data o la inteligencia artificial permiten llegar a conclusiones que pueden detectar mucho antes problemas de salud. La gran ventaja de todo esto es que no hay que ir a la consulta del médico, sino que todo se hace desde casa.

Aunque claro está, esto no siempre funciona de manera tan sencilla y a distancia, ya que hay pruebas médicas que se tienen que hacer in situ. El mejor ejemplo son las pruebas dentales, ya que el dentista debe de examinar de cerca las piezas dentales para detectar posibles enfermedades en las mismas. En este sentido, CML Odontólogos es una clínica dental en la que confiar los tratamientos médicos gracias a su asesoramiento personalizado y a su amplio cuadro de profesionales altamente cualificados.

En qué consiste la telemedicina

La telemedicina es la prestación de servicios médicos a distancia. Para su implantación se emplean tecnologías de la información y las comunicaciones. La telemedicina puede ser tan simple como dos profesionales de la salud discutiendo un caso por teléfono, hasta la utilización de avanzada tecnología en comunicaciones e informática para realizar consultas, diagnósticos o cirugías a distancia y en tiempo real. Y como servicio, puede beneficiar a todos los pacientes de un sistema sanitario, pero sobre todo a las personas mayores y los pacientes crónicos.

Últimamente está dándose lugar a una revisión conceptual del término «telemedicina». Se entiende que el término «eSalud» es mucho más apropiado, en tanto que abarca un campo de actuación más amplio, y algunos especialistas empiezan a considerar la telemedicina como un pilar de esta.

La telemedicina incluye tanto diagnóstico y tratamiento, como también la educación médica. Es un recurso tecnológico que posibilita la optimización de los servicios de atención en salud, ahorrando tiempo y dinero y facilitando el acceso a zonas distantes para tener atención de especialistas.

Otra de las utilidades que presta el uso de la transmisión de datos médicos sobre redes adecuadas es la educación, donde los alumnos de medicina y enfermería pueden aprender semiología remotamente, apoyados por su profesor y con la presencia del paciente.

Dentro del área educativa destaca las clases a distancia desde centros médicos (educación en línea por medio de videoconferencia). Básicamente, la educación médica hace uso de las técnicas de videoconferencia, ya que de esta manera se saca mayor provecho a los recursos educativos y las experiencias presentadas en la exposición.

Un sistema de telemedicina, según su definición, es un sistema complementario para las actividades médicas. En la actualidad, el “medio de apoyo”, son las telecomunicaciones y las ciencias informáticas, ya que lo que hoy en día encontramos en esta naciente área, son sistemas capaces de transmitir audio, video, imágenes y documentos por medio de diversos sistemas de telecomunicaciones.

En el mercado, existen diversas compañías que han dedicado tiempo y recursos al desarrollo de implementos capaces de apoyar labores médicas a distancia, ya sea a través de la creación de una nueva línea de productos o por medio de instaurar una empresa dedicada exclusivamente a este mercado, el cual por cierto es bastante exclusivo.

Un sistema de telemedicina opera básicamente de la siguiente manera: Existe un centro hospitalario menor que presenta una carencia de profesionales en un(as) área(s) específica(s), dicho centro será asistido por uno de mayor envergadura, el cual dispondrá de los especialistas y el tiempo necesario para la atención de los pacientes de manera “remota”, quienes se encontrarán físicamente en la ciudad donde esté el centro de menor tamaño. Esto conlleva beneficios de ahorro de tiempo y dinero para los pacientes y mejora la gestión de los centros de salud más apartados.