El secreto de unos dientes sanos, blancos y brillantes, está en la prevención

El secreto de unos dientes sanos, blancos y brillantes, está en la prevención

Canas y falta de diente son accidentes, arrugas y arrastrada de pies, eso sí es vejez. Refrán popular.

Te lavas los dientes 3 veces al día, usas un cepillo eléctrico, colutorio, hilo dental y hasta cepillos interdentales, porque tu bruxismo, que cada vez va a peor, ha separado tus dientes de tal forma, que incluso comer lechuga se te hace un infierno. Extremas tu higiene buco dental, y casi no consumes azúcar, y si no cuentas las que contienen los alimentos, podría decirse que no la tomas. Ni el café lo tomas dulce. Pero el caso es que tienes caries y tus dientes, cada vez son más oscuros. Tu pasta de dientes, es de las más recomendadas y visitas al dentista religiosamente dos veces al año. ¿Por qué tus dientes han perdido su blanco natural?

Pues bien, existen infinidad de causas que provocan el desgaste dental y la pérdida del blanco natural de los dientes. La genética, la alimentación, los malos hábitos, el consumo de ciertos medicamentos, hacen que tus dientes se oscurezcan, por mucho que los cuides. El esmalte

que recubre los dientes es poroso lo cual favorece la acumulación de residuos cada vez que comes. El simple cepillado de los dientes no es suficiente para acabar con los restos de café, té o refrescos, así como con los de tabaco o alcohol, que manchan de manera intensa y entonces, tus preciosos dientes se vuelven amarillos.

Causas de la pérdida del blanco natural de los dientes

1. Causas genéticas

2. Mala alimentación e ingesta de bebidas alcohólicas, café, té o refrescos.

3. Mala higiene dental

4. Exceso de fluor

5p. Medicamentos y tratamientos, como la amalgama de plata, que se utiliza para empastes

6. El paso del tiempo

¿Qué hacer?

Los dentífricos blanqueadores, pueden ser una solución, pero, el problema es que contienen micropartículas de plástico, que además de ser perjudiciales para el medioambiente, provocan la un falso blanqueado. Además, últimamente, la gente está obsesionada con el blanqueamiento dental, y muchas veces los dientes se oscurecen, debido simplemente a la edad, al paso del tiempo, que siempre deja huella. Los profesionales de la salud desaconsejan los trucos milagrosos, a la larga son perjudiciales,aseguran en la clínica dental Gabel, donde consideran que la prevención es la única forma de evitar los posibles problemas de dientes y encías y por eso, hacen hincapié en la necesidad de controles periódicos. Si quieres tener una sonrisa sana y brillante, acude a tu dentista de forma regular, recomiendan. Así, en caso de detectar un pequeño problema, su equipo de dentistas solucionarán el problema de forma fácil, rápida y sin gastos excesivos, a fin de evitar tratamientos más complicados y caris y alargando la vida de los dientes naturales de todas sus clientas y clientes.

Remedios naturales para blanquear los dientes

1. Bicarbonato:

Aplica un poco de bicarbonato sobre tu crema dental y cepíllate como siempre y repite dos o tres veces a la semana. El resultado es asombroso.

2. Levadura de cerveza:

Mezcla media taza de levadura de cerveza con un poco de sal y agua hasta formar una pasta y cepillate los dientes con ella.

3. Plátano:

El plátano contiene ácido salicílico y si te frotas con la cáscara de esta fruta por lo menos durante dos minutos a diario, conseguirás blanquear tus dientes naturalmente.

4. Fresas:

Las fresas contienen ácido málico, una enzima natural que ayuda proteger y blanquear los dientes. Frótate durante unos minutos todos los días.

5. Aceite de coco:

Tiene propiedade antiinflamantorias, y además esblanqueador. Enjuágate a diario y sórprendete con los resultados.

6. Cáscara de naranja:

Tiene un alto contenido en vitamina C, que ayuda a eliminar las manchas. Si usas su cáscara todas las noches, en muy poco tiempo, habrás conseguido recuperar el blanco natural de tus dientes.

7. Agua Oxigenada:

Puedes hacer una pasta de bicarbonato de sodio con un poco de esa agua, y cepillarte todas las noches.

8. Albahaca:

Us la albahaca morada, déjala al sol un rato, muélela y con este polvo haz una pasta de dientes con la que deberás cepillarte todos los días. Poco a poco, tus dientes volverán a lucir brillantes.

9. Bicarbonato

Cepíllate dos veces al día como si de una pasta de dientes normal se tratase. Añade un poco de agua hasta conseguir una mezcla homogénea y verás como resultará ser el mejor dentrífico que has tenido nunca.

Ya lo sabes, con una buena higiene, una correcta alimentación y las visitas de rigor al dentista, ayudarás a cuidar tu salud buco dental. Sé Dentist Friendly, es lo que se lleva…