El crecimiento de los gimnasios obliga a sus dueños a implantar sistemas de control de acceso

El crecimiento de los gimnasios obliga a sus dueños a implantar sistemas de control de acceso

Podemos decir que en ningún otro momento de nuestra historia ha habido una preocupación tan grande de la población por su salud como lo hay ahora. Y no, no estamos hablando de algo que tenga que ver con la evolución del coronavirus, nos referimos a lo que respecta a la salud física de la gente. Nos preocupa vernos bien delante del espejo y nos preocupa especialmente perder esos kilos de más que siempre identificamos. Y ese es uno de los principales motivos por los cuales cada día son más las personas que se apuntan al gimnasio.

El gimnasio es un buen lugar para tratar de evitar todo lo que tiene que ver con el exceso de peso. Existen ejercicios de todo tipo, pero es evidente que todos nos ayudan a constituir un cuerpo mejor. Y no solo podremos, gracias al gimnasio, reducir esos michelines que tanto nos preocupan, sino ganar en músculo, algo que termina haciendo de nosotros y nosotras alguien más físicamente preparado para cualquier cosa. Está claro que los gimnasios tienen una labor social de lo más interesante y que muchas veces no es reconocida como en realidad merecería.

Una noticia que fue publicada en el portal web de Palco 23 indicaba que los gimnasios habían crecido, en lo que tiene que ver con su facturación, en un 2’5% en el año 2018. Esto se traducía en un montante total de 2.291 millones de euros, una cifra que deja claro que el sector estaba viviendo uno de los mejores momentos de su existencia y que eran muchas las personas que ya confiaban en él como un medio de mejora física en lo que respectaba a su cuerpo. Es evidente que los resultados de acudir a un centro de deporte como este se terminan notando. De lo contrario, hubiese sido completamente imposible que creciera tanto el número de personas que confían en ellos.

Una noticia que fue publicada por el portal web Statista indicaba alguno de los datos estadísticos que tienen que ver con el sector del fitness en el interior de nuestras fronteras. En lo que respectaba al año 2019, y siempre según los datos recogidos en dicha información, había en España más de 4.700 gimnasios, que contaban con un total de 5’5 millones de socios y que ingresaron un montante superior a los 2.300 millones de euros (cifra que, si comparamos con el año anterior, implica una subida en términos de facturación).

Los gimnasios se han constituido como uno de los grandes amigos para todas esas personas que desean mejorar en salud y que también quieren perder algunos de los kilos de más que creen que tienen. Esto ha provocado que muchos de estos centros hayan tenido que establecer sistemas de acceso. Nos lo han contado los profesionales de Gestigym, dedicada precisamente a este tipo de asuntos. Y es que ha crecido de una manera exponencial el número de gimnasios que han contactado con ellos para proceder a la instalación de dichos sistemas.

Un sector de negocio que irá en aumento

No nos cabe la menor duda de que va a ir en aumento la cantidad de personas que conciba al gimnasio como el aliado perfecto para construir ese cuerpo que siempre ha querido. Lo cierto es que no nos extraña en absoluto. Vivimos en una sociedad que está dominada de una manera íntegra por la imagen y, por tanto, es evidente que todo lo que sea potenciar nuestra imagen será una mejora en todos los sentidos. Y acudir al gimnasio es una de las maneras más eficaces de hacerlo.

Ya estamos viendo que el crecimiento está siendo de lo más importante en los últimos años. Y tenemos la sensación de que seguirá por esta línea de cara a nuestro futuro inmediato y también a largo plazo. Acudir al gimnasio, además, ya es concebido como una rutina entre muchas personas y es lógico que todos y cada uno de nosotros ya tengamos asumida esa rutina en pos de mejorar en lo que tiene que ver con nuestra salud física y nuestra imagen. No es para menos.

En los demás países de nuestro entorno, además, la situación es la misma que se está produciendo aquí, de lo que podemos deducir que la fiebre por los gimnasios es algo que no solo es típico de España, sino que es un fenómeno que bien podríamos considerar como global. Y es que a nadie le cabe la menor duda de que este tipo de centros resultan excelentes para combatir todos esos problemillas causados después de algunas semanas de vacaciones. Sin ellos, seguro que tendríamos muchos más problemas para disponer de ese cuerpo que tanto sudor nos ha costado conseguir.