El jamón ibérico mejora exponencialmente la imagen de España en el extranjero

El jamón ibérico mejora exponencialmente la imagen de España en el extranjero

Una de las cuestiones que más caracteriza a la sociedad española tanto en la actualidad como a lo largo de la Historia ha sido la gastronomía de la que hemos hecho gala en nuestro territorio. Cuando un turista visita nuestro país, no solo lo hace para disfrutar de las buenas temperaturas que tenemos aquí o de nuestras playas. También lo hace pensando en que hay unos alimentos y unos platos típicos que son de la máxima calidad y que tiene que probar al menos una vez en la vida. La gastronomía, desde luego, es uno de los grandes reclamos de España.

Ni que decir tiene que no hay un único alimento o producto típico español de la máxima calidad. Hay varios, pero en el artículo de hoy solo vamos a hacer referencia a uno de ellos, qué es quizá el más característico de nuestra tierra. Hablamos, como no podía ser de otra manera, del jamón ibérico, un producto que cuenta con millones de fans repartidos por todo el mundo y que ya se ha convertido en mucho más que una tradición en el interior de nuestras fronteras. No es para menos. Pocos alimentos dejan un regusto tan potente como este.

La página web Directo Al Paladar elabora, en la noticia que os vamos a dejar enlazada a continuación, un mapa del jamón en España. Como podéis ver, las provincias de Salamanca y Teruel, prácticamente la totalidad de Extremadura y una importante parte de Andalucía componen ese mapa del jamón nacional. Y es que es ahí donde surge y se forja uno de los mayores placeres de los que puede disfrutar la sociedad española, el jamón. Nada más y nada menos que una de nuestras mayores señas de identidad y que permite un mayor reconocimiento de la sociedad y la cultura españolas en todo el mundo.

No es de extrañar, por tanto, la cifra que os vamos a comentar a continuación y que data del año 2015. Está recogida en una noticia publicada por El Confidencial Digital y viene a decir que España, en dicho año, batió el récord de exportaciones de jamón sumando la nada despreciable cifra de entre 15.000 y 20.000 toneladas anuales. Esto no solo pone de manifiesto que estamos hablando de un sector bastante productivo en España, sino también de que el jamón es un producto que no solo es habitual en el interior de nuestras fronteras, sino que también tiene un sitio destacado entre familias de otros países.

Hay un dato directamente proporcional que es interesante analizar desde el punto de vista de la sociedad española. Cuanto más crecen las exportaciones de jamón a  otros países, mayor es el reconocimiento que recibe nuestro país a nivel internacional. Es algo con lo que los profesionales de Iberjagus están de acuerdo. Y es que, según nos indican, el reconocimiento internacional que ha venido recibiendo España en los últimos años ha coincidido con un aumento de los pedidos realizados por empresas de otras nacionalidades.

Seguir creciendo es el objetivo 

Ni que decir tiene que no nos tenemos que conformar solo con lo que ya hemos conseguido. Que desde el sector se propongan objetivos más ambiciosos hará posible que esa cifra que hemos comentado de exportaciones siga creciendo y que también lo haga, por ende, la imagen que desde el exterior recibe nuestro país. ¿Entendéis, por tanto, la importancia que tiene la gastronomía para un país como el nuestro? Sin ella, está claro que España no tendría tantos visitantes y tantos enamorados como de los que dispone en la actualidad. Es algo que todo el mundo reconoce a día de hoy.

Está claro que, si al éxito que acompaña al jamón, se le suma el éxito de otro tipo de productos como la paella, las migas, el vino o el queso, el éxito potencial de un país como España se multiplicará. Nosotros no entendemos a este tipo de productos como competidores, sino como colaboradores. Y creemos que la sociedad española también maneja una opinión como la nuestra. Es ese el motivo por el cual nuestra gastronomía se ha convertido en una de las mejores del mundo, por no decir la mejor con diferencia.

Un país también se hace grande gracias a su gastronomía y la verdad es que España ha sido todo un ejemplo en este sentido. Todo aquel que visita nuestro país queda embriagado por sus platos típicos y por los productos por los que están compuestos y lo cierto es que ese es o debe ser un motivo de satisfacción para todos los ciudadanos de nacionalidad española. No cabe la menor duda de que esta es una de las cosas que mejor habla de nuestro país y de que tenemos que hacer todo lo posible por perpetuarla.