Tecnología eficiente, lavado eficaz

¡Cuántas lavanderías se ven ahora por las calles! ¿Os habéis fijado en la proliferación que ha tenido lugar en el negocio en los últimos años? ¿Por qué? Lo cierto es que los servicios de lavandería ofrecen al público una posibilidad que, probablemente, en casa sea más complicado de encontrar. Establecimientos como los de la franquicia Wash Up permiten el lavado, secado y acondicionado de todo tipo de productos textiles. Sin embargo, si por algo se agradece la cercanía de uno de estos servicios es cuando la prenda en cuestión es grande y de difícil manejo. Generalmente las lavadoras de las casas no tienen un tambor excesivamente amplio; lo justo para hacer una colada normal, una carga estándar. Pero, claro, en las casas también hay prendas grandes y pesadas que necesitan ser lavadas con cierta frecuencia. Es el caso de los edredones, las mantas de invierno, los nórdicos y sus fundas, que suponen una dificultad a la hora de lavarnos manualmente en nuestra vivienda. Esa es una de las situaciones en las que un servicio de lavandería ofrece la solución a un problema que, lejos de ser banal, podía llegar a convertirse en todo un reto de logística. Por no hablar de los problemas derivados de introducir una prenda de tal volumen en una lavadora pequeña: no se quitan bien las manchas, puede sufrir enganchones indeseados, etc.

Pese a todo, los servicios de lavandería se suelen ver como un establecimiento ciertamente indiscreto. Normalmente el cliente entrega la ropa a un empleado de la lavandería, que es quien acondiciona forma y manera para que el lavado del mismo sea idóneo. Si nos da igual que nos vean nuestro edredón, por ejemplo, todo está bien, pero es cierto que existen personas muy pudorosas para este tipo de situaciones y que prefieren que todo quede en su intimidad. Para ellos, el problema también ha visto la luz: ahora existen lavanderías que ofrecen un total autoservicio con las mejores máquinas de lavado y secado, e incluso, en algunas oportunidades, con centros de planchado en la propia tienda, por si fuese necesario llevarse la prenda planchada.

Es el caso de la cadena Wash Up, un conjunto de establecimientos que dispone de las mejores innovaciones tecnológicas y que representa a la perfección el espíritu del “do it yourself” en cuanto al lavado y secado de prendas grandes de difícil encaje en las lavadoras tradicionales y hogareñas. Con todas las mejoras técnicas que se nos ocurran, las lavadoras de la cadena ofrecen al cliente los programas más efectivos de la forma más sencilla, pantalla táctil mediante, para que sea mucho más cómodo que hasta ahora la programación de los mismos. Ya sea necesario un lavado en frío, un programa para prendas delicadas, otro especial para cortinas o un lavado en caliente, la máquina está preparada para todo a un solo clic. La obsesión de estas lavanderías, además, no es otra que la comodidad del cliente, ya que aseguran que más del setenta por ciento de las personas que acuden con intención de lavar alguna de sus prendas no conocen cuál es el programa que necesitan para un trabajo más eficiente.

Por si fuera poco, la maquinaria utilizada por este tipo de novedosos establecimientos respeta al máximo el medio ambiente y el entorno, gracias a su inestimable simbiosis entre eficacia y ciencia (lo que ellos llaman, con cierta gracia, efi-ciencia). De esta forma, la marca asegura la satisfacción por partida doble: primero al recoger la prenda y comprobar que el resultado es óptimo; después, al asegurarnos que los procesos de la empresa no emiten desechos para el medio ambiente, que no se ve afectado por la emisión de los mismos, o que, en última instancia, sufre un efecto mínimo por ello. No solo en el ámbito del lavado, sino también en el de secado, la franquicia incorpora los mejores servicios para secar sin resecar la tela de la prenda, sin necesidad de someter la prenda a altas temperaturas, sino a través del flujo de corrientes de aire en distintas temperaturas, que garantizan la eficacia del secado sin el deterioro que suele ir parejo al mismo. Tecnología y medio ambiente se unen para el beneficio del cliente en Wash Up.

Deja un comentario