Servicios dentales, claves para una mejora de la calidad de vida en España

Servicios dentales, claves para una mejora de la calidad de vida en España

Hay servicios que no valoramos hasta que los necesitamos para recuperar o mejorar nuestra calidad de vida. Seguro que si hacemos acopio de todos los servicios que se ajustan a lo que venimos diciendo, nos damos cuenta de la gran cantidad de asuntos que se pueden englobar en dicha lista. Uno de los más importantes, que es del que versarán los próximos párrafos, es el que tiene que ver con los servicios dentales. Y es que la salud bucodental es una de las cuestiones que más importantes resulta a la hora de mantener un bienestar.

Es cierto que, en un país como el nuestro, no cabe la menor duda de podríamos hacer más en lo que tiene que ver con el cuidado de nuestra salud dental. No hemos sido precisamente una referencia en el cuidado de nuestros dientes y eso es algo que, como sociedad, debemos admitir sí o sí. Son muchas las personas que no han mostrado atención a su salud dental hasta que no les ha quedado otro remedio. Y eso, la verdad, ha jugado una mala pasada a su calidad de vida. ¡Y no será porque no hay dentistas en España!

Una información que fue vertida en la página web de Statista nos ofrecía algunos datos relativos al sector dental en el interior de nuestras fronteras. Algunos de esos datos son preocupantes. Por ejemplo, desde nuestro punto de vista es preocupante el hecho de que solo el 61% de la población se preocupe por su salud dental. Y también creemos que es bastante negativo que solo el 50% de la gente haya acudido al dentista en todo un año. Son datos que es necesario ir mejorando año a año. Por otro lado, el gasto medio en el dentista por persona ha sido de 485 euros.

Otra información, también vertida en Statista, informaba de la frecuencia de visita de los españoles al dentista entre los años 2014 y 2018. Como podemos ver en la gráfica, la mayoría de la gente suele acudir una vez al dentista cada año, que es lo que los expertos recomiendan como mínimo. Es necesario mantener este tipo de rutinas cada vez con mayor interés porque nuestra salud dental depende de ello. Si no somos capaces de cuidar de ella, los problemas nos van a asolar antes o después. De eso podemos estar bastante convencidos.

Hay que valorar en mucha mayor medida lo que un dentista puede hacer por nosotros. En nuestra sociedad está bastante arraigado el hecho de tener miedo cuando hablamos de acudir al dentista, sobre todo por el tipo de herramientas que suele utilizar este tipo de profesionales. Pero es evidente que es realmente necesario ponernos en manos de esta clase de trabajadores al menos una vez al año para cuidar de nuestra salud dental y que no se produzcan problemas que nos puedan amargar la existencia de una manera realmente extraordinaria. Los profesionales de una entidad como lo es la Clínica Dental La Chicuela nos han informado de que poco a poco va creciendo la confianza en los profesionales del sector y que esa es una noticia excelente para el cuidado dental de los españoles.

Cuestión de hábitos

Podemos decir que el cuidado de nuestros dientes es imprescindible y que es algo que depende en buena medida de los hábitos que tengamos las personas. Cepillarse los dientes es algo que hay que hacer cada día de manera mecánica. Se trata de una acción que no nos roba demasiado tiempo (como mucho, 10 minutos al día) y que tiene una serie de beneficios para todos nosotros que resultan claves para ganar esa salud bucodental que es vital para garantizar nuestra comodidad y una calidad de vida estupenda.

Es por eso por lo que es imprescindible ir acostumbrando a los más pequeños a que se levan los dientes cada día. Si empiezan a asumir sa cuestión como una obligación ahora que son jóvenes, es mucho más probable que la mantengan a medida que vayan creciendo y que, cuando sean padres o madres, trasladen esta rutina a las nuevas generaciones que vayan llegando. Esto es importante, tanto que es la base de la mejoría de los datos que los expertos esperan que se produzca en España en lo que tiene que ver con la salud bucodental.

Es evidente que queda mucho camino por recorrer y que tenemos mucho trabajo por delante para tratar de adelantar a otros países de nuestro entorno en este sentido. Pero a nadie le cabe la menor duda de que es posible conseguir una mejoría de los datos y que, desde luego, permita hacer de España un lugar mucho mejor en materia bucodental. Se trata de un asunto que merece una importancia mayor por parte de cada uno de nosotros y para el que estamos sobradamente preparados a juzgar por la cantidad y calidad de los dentistas que operan en este país.