Salamanca, qué hacer y ver en dos días

Salamanca, qué hacer y ver en dos días

Decían que de Salamanca, “arte, saber y toros”. Pues yo lo cambiaría y diría que de Salamanca, “naturaleza, cultura y gastronomía”. Y es que en esta provincia española puedes encontrarlo todo para hacer una escapada, tanto en familia como en solitario. Por eso, si tienes pensado hacer una escapada de fin de semana o de Puente, te recomendamos que apuntes en tu lista una visita por Salamanca. Nosotros te contamos qué hacer y qué ver en dos días. Comenzamos la visita a una de las ciudades más bellas de Europa, famosa por su gastronomía y cultura.

Qué ver en Salamanca

Salamanca, como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, posee un rico legado monumental, así como rincones, acentos, encrucijadas en las que encontrarse con personajes del pasado, del presente o del futuro. Por ello y especialmente en otoño y primavera, Salamanca organizar PASEOS POR SALAMANCA. Un programa de visitas guiadas gratuitas a la ciudad.

Tienes que visitar la catedral, Universidad, San Esteban-, con el descubrimiento de las pequeñas iglesias románicas de repoblación, los conventos en los que se desarrolló un modo singular de espiritualidad femenina, los escenarios de la francesada, o los detalles más especiales de sus fachadas; escudos o medallones. Te vas a dar cuenta de que Salamanca tiene mucho todavía por ver.

Casa de Santa Teresa, en la calle Crespo Rascón. El 31 de octubre de 1570 llega a esta casa, testigo de su faceta como mujer emprendedora. En este edificio de la familia Ovalle tuvo lugar la noche de las ánimas. El que fuera convento carmelitano durante cuatro años pertenece en la actualidad a las Siervas de San José y pasará a la historia como el lugar inspirador del “vivo sin vivir en mí”.

Universidad Pontificia. Fueron los jesuitas, en concreto el Padre Álvarez, quienes animaron a Teresa a visitar Salamanca, ciudad universitaria, y a iniciar aquí una nueva fundación.  Ellos le encargaron la redacción del Libro de las Fundaciones.

Universidad de Salamanca. En 1922, siendo vicerrector Don Miguel de Unamuno, la Universidad le concedió el título de Doctora Honoris Causa de la Universidad. El primer reconocimiento otorgado por la Universidad a una mujer por su calidad literaria, su espiritualidad y los valores reformistas.

Qué comer en Salamanca

La gastronomía de Salamanca es reconocida por su gran variedad y calidad. Podemos empezar con unas lentejas de la Armuña, carnes como lechazo asado y embutidos como el jamón ibérico o el chorizo. Sin embargo, lo mejor son los platos preparados. Uno de ellos es el famoso hornazo. Una receta de la cultura gastronómica de Salamanca. Está hecha a base de harina, aceite y huevos; y rellena de carne, chorizo, jamón, lomo de cerdo y huevos duros.

Y no te puedes ir sin comer chanfaina. Los ingredientes para su elaboración son arroz, carne de cordero, sangre de cordero cocida, cebolla, pimienta y pimentón, comino, ajo, laurel y guindilla. El punto está en servirlo en una cazuela de barro para que guarde todo el calor. Pídelo en cualquier bar de Salamanca porque seguro que lo tienen.

Y si eres amante del jamón, como un 99% de la población, no te puedes ir sin comer jamón de Guijuelo, una de las Denominaciones de Origen más prestigiosas desde 1986. En España tenemos un montón de jamones buenos, pero está claro que el que puedes comer en tierras charras es uno de los mejores.

Dónde alojarte

En Salamanca puedes encontrar una buena oferta hotelera. Pero sí quieres estar en un lugar con encanto, nuestra recomendación es que lo hagas en la Casa Imperial. Hablamos de una casa rural con todos los detalles, de carácter  familiar, donde te encontrarás como en tu propio hogar. Está concebida como una forma diferente de entender el descanso, la salud y bienestar, en un privilegiado entorno de paz y tranquilidad, siendo la naturaleza la gran protagonista. Está ubicada a tan sólo 12 minutos de Salamanca. Así pues, el alojamiento no será un problema en tierras charras.

¿Qué te parece Salamanca? Sin duda una de las provincias donde mejor puedes comer, ver y sentirte. Sin ir más lejos, Salamanca consiguió en 2019 el mejor balance turístico de la última década. Según los datos de la Junta, visitaron la ciudad 1,47 millones de personas. Es una cifra para felicitarse porque es la más elevada de los últimos diez años. Lástima que por culpa del coronavirus estos números no se hayan podido repetir en 2020.  Ahora en cuanta puedas viajar, ya sabes que Salamanca es un destino fijo, tanto en familia, como en solitario.