Madrid, esa ciudad donde es posible hacer una comida oriental en medio de Europa

Madrid, esa ciudad donde es posible hacer una comida oriental en medio de Europa

Con ocasión del cumpleaños de mi hermana, que actualmente reside en Madrid, pasamos mi marido y yo un fin de semana sensacional en esa hermosa y cosmopolita ciudad. Mi hermana, con motivo de su celebración, nos invitó a comer al famoso restaurante de comida japonesa Enso Sushi, situado en el céntrico paseo de la Castellana.

La comida japonesa actualmente está muy reconocida a nivel mundial, sus platos muy laboriosos son exquisitos. A mí concretamente me encantó el tartar de atún y el ceviche de pez limón. La atención por parte del personal del restaurante también fue excelente. Se podría decir que disfrutamos de una comida oriental en una ciudad europea.

El viaje

Llegamos a Madrid en coche el viernes a la tarde, la celebración de su cumpleaños fue el sábado a mediodía, por lo que tuvimos tiempo para hacer un poco de turismo y conocer esta bonita ciudad, que ya conocía, pero que siempre me sorprende con algo nuevo, una exposición, una obra de teatro, un estreno de cine…

shutterstock_216328840reducida

Dado que el restaurante está situado en el centro de Madrid, al terminar la comida fuimos tomar un café al famoso Café Gijón, lugar de tertulias donde se reunían actores, escritores, pintores y decorado con ilustraciones y poemas de sus tertulianos. Allí cerca se encuentra la plaza de Colón, y la Biblioteca Nacional, así como algunos otros de los lugares más importantes que hay visitar siempre que se va a la capital.

Paseando un poco llegamos hasta la preciosa plaza Cibeles, donde en su centro se halla la fuente más famosa de Madrid y la más visitada. Aquí celebra sus victorias el equipo de futbol del Real Madrid. En esta plaza sus cuatro esquinas están ocupadas por edificios emblemáticos de Madrid. En una de estas esquinas se halla el Palacio de Comunicaciones, denominado así porque acogió hasta hace poco tiempo al servicio de Correos, y actualmente este edificio están las dependencias del Ayuntamiento de Madrid. Enfrente al Palacio de Comunicaciones, en otra esquina, se halla el edificio del Banco de España. Frente a este se halla el Palacio de Buenavista, sede actual del Cuartel General del Ejército. Y en la cuarta esquina, y no menos importante, se halla el Palacio de Linares, actualmente sede de la Casa de América.

Como el tiempo era agradable invitaba a pasear y caminamos por la calle de la Gran Vía, una calle muy comercial donde abundan tiendas de grandes empresas textiles, cafeterías, librerías, cines. Y continuando con el paseo llegamos a la plaza del Sol, uno de los centros neurálgicos de la ciudad. Esta ciudad tiene algo especial, es alegre, vital, europea, con un clima bastante frío en invierno pero muy caluroso en verano, y una gastronomía fabulosa, donde poder disfrutar de comidas de todo el mundo.

Como poco a poco se acercaba la hora de la cena nos decidimos por saborear el famoso chocolate con churros o porras madrileñas.

Al día siguiente, como estábamos cerca de las fechas navideñas, fuimos al mercado de Navidad, que al igual que en otras ciudades europeas se celebra cada año en la plaza Mayor para delicia de niños y mayores.

 

 

Deja un comentario