¿La estética domina nuestra vida?

¿La estética domina nuestra vida?

¿Quién no ha visitado una clínica de cirugía estética en algún momento? Yo creo que las respuestas negativas, sobre todo en la mujer, serían mínimas, pues hoy en día la estética y la belleza impera en nuestras vidas. Y es que en las clínicas especializadas, como es el caso de  Obes corporación, en Alicante, te ofrecen la garantía de estar asesorado por los mejores profesionales que cuentan con una amplia experiencia y con el mejor equipo técnico, y eso hace que des ese difícil primer paso hacia un cambio o una mejora estética del que a veces o antes teníamos un poco de miedo por no estar tan generalizado.

Pero es que desde siempre el ser humano buscó gustarse a sí mismo y a los demás. Si volvemos la vista atrás en todas las épocas hubo sus modas en el vestir, en el calzado, en el peinado, y los cánones de belleza con el transcurrir de los tiempos fueron cambiando. Por ejemplo, en época de los antiguos griegos, para ellos la belleza era crucial, buscaban la perfección, la armonía de cuerpos esbeltos tanto en sí mismos como en el arte, sin embargo en la época del barroco las figuras femeninas se redondean, tal y como se puede contemplar en los cuadros pintados por Rubens. Hoy en día, también la dictadura de la moda y todo lo que se mueve a su alrededor, el cuidado del cuerpo, la imagen, la estética en su conjunto, forman parte de nuestro modo de vivir y de nuestra sociedad. La imagen, el verse bien, el estar guapos, la asociamos a la felicidad, a los logros personales, al triunfo, al poder, a estar en la cima…, y negamos o deseamos negar el avance del paso del tiempo en nuestro rostro y en nuestro cuerpo, lo que es el deterioro físico natural, e intentamos que nuestro cuerpo se mantenga siempre joven y con un cuerpo escultural.

Es por ello que últimamente en nuestro país y también a nivel mundial aumentaron en gran medida las cirugías y tratamientos, así como el número de clínicas de cirugía estética, las cuales ofrecen multitud de tratamientos. Entre los que más demanda tienen podemos citar el de rejuvenecimiento facial para disminuir las arrugas y líneas  de expresión, mediante botox, ácido hialurónico, lifting, hilos tensores, etc., y los recomendados para el pecho, tales como aumento o reducción de este, reconstrucción mamaria, la mastopexia, que consiste en elevar y reubicar el pecho, etc. Para el cuerpo está de moda la lipoescultura, que consiste en extraer grasa de zonas localizadas del cuerpo y centrifugarla para así poder volver a introducirla en otras zonas que deseemos y con ello modelar el cuerpo, y también el drenaje linfático para eliminar el exceso de retención de líquidos, o la cavitación, que ayuda a reducir la grasa localizada mediante ultrasonidos de baja frecuencia, etc.

shutterstock_218003416reducida

La liposucción, el tratamiento estrella

Pero si hay un tratamiento estrella por ser el más demandado según las estadísticas es la liposucción, que es un procedimiento quirúrgico que consiste en la aspiración de la grasa localizada, mayoritariamente la situada en el abdomen, mediante unas pequeñas cánulas conectadas a un dispositivo de aspiración, a través de unas pequeñas incisiones en la piel. Esta intervención se realiza después de un estudio clínico detallado y de la observación de la piel, pues si hay mucho descolgamiento o flacidez, habría que combinarla con otros tratamientos. Dependiendo de la extensión y la cantidad de grasa a extraer, la intervención puede ser ambulatoria o en un centro hospitalario, y tras la cirugía se coloca al paciente una faja para ayudar a la piel a recolocarse y adaptarse a su nuevo tamaño, así como para evitar inflamaciones. En las mujeres, por tener la grasa más blanda y menos fibrosa que los hombres, es más fácil realizarla.