La calvicie, un problema con solución

La calvicie, un problema con solución

Los hombres españoles no somos tan ‘gallitos’ como muchas veces tenemos intención de hacer ver entre la gente con la que nos relacionamos. Tenemos muchos miedos y eso, aunque no lo decimos, lo sabemos de sobra. El típico caballero español tiene muchas inseguridades y tiene verdadero terror a manifestarlas en muchas ocasiones. Y mucho más a que se las descubra alguien. Nos atreveríamos a decir que el asunto del que vamos a hablar es uno de los mayores temores a los que se enfrentan a lo largo de su vida.

Ese asunto no es otro que el de la calvicie. Las comparaciones son odiosas, pero nadie puede evitar comparar una imagen antigua de cuando éramos jóvenes a una actual y ver cómo el pelo ha ido brillando por su ausencia de manera progresiva con el paso de los años. Otro asunto complicado de digerir es el de la comparación entre personas, a menudo amigos o familiares, que tienen bastante más pelo que nosotros. Desde luego, una situación de este calibre es, cuanto menos, incómoda para nuestros intereses.

Un artículo publicado en el portal web El Confidencial Digital informaba de que más del 42% de los españoles son calvos, algo que pone en evidencia dos cosas: por un lado, que la nuestra es una sociedad envejecida y que va a más en lo que tiene que ver con la media de edad. En segunda instancia, que el pelo de los españoles no destaca especialmente por su dureza, algo que, no obstante, se puede llegar a corregir y de hecho se corregirá cada vez con más asiduidad.

Una de las maneras tradicionales de solventar este problema, por no hablar de que es la única manera de prevenir o evitar quedarse sin pelo en el cuero cabelludo, es la de realizarse un injerto, algo por lo que han apostado cada vez más españoles en los últimos tiempos. En concreto, la agencia de noticias Europa Press informaba en una de sus noticias que, en el año 2011, se habían multiplicado el número de trasplantes capilares para corregir la calvicie. Y eso que estábamos en uno de los puntos álgidos de la crisis.

Una de las maneras que encontramos los hombres para conservar nuestra belleza es la de evitar, por todos los medios, que la calvicie haga acto de aparición en nuestro cuero cabelludo. El paso de los años ha terminado demostrando que, aunque parecemos llevarlo con honor y con orgullo, cada vez más hombres se han interesado por las técnicas que suelen ser habituales para eliminar este problema. Así nos lo han contado recientemente desde Be You Salud, una clínica dedicada a la cirugía estética y capilar.

La calvicie, un problema que nos afecta a cualquier edad

La calvicie nos puede atacar en cualquier momento. Solemos tener asumido que, cuando llegamos a la treintena, suelen ir apareciendo de manera progresiva en nuestra cabeza las típicas entradas que van haciéndonos ver que la calvicie es algo real. Pero lo cierto es que no hace falta llegar a esa edad para darnos cuenta de que la calvicie puede llegar a ser un verdadero problema. Cada vez son más los hombres que están en la veintena que empiezan a perder tremendas cantidades de pelo.

Tratar de poner un remedio rápido pero sobre todo efectivo a esta situación es algo que tiene cada día una importancia mayor para más y más cantidad de jóvenes españoles. Hay que tener en cuenta que vivimos en un entorno en el que la imagen cuenta una barbaridad y dice mucho de nuestra persona. La calvicie, por regla general, está considerada como un problema, como algo negativo. Y corregirla es algo que tenemos que tener siempre en cuenta si queremos evitar que haga acto de aparición.

La calvicie va a seguir siendo algo que nos preocupe en los próximos años. Desde luego, no hay nada natural que nos permita corregirla. Es algo que tenemos que tener bien claro desde el principio. Pero sí que podemos hacer algo si sabemos en quién tenemos que depositar nuestra confianza. Por eso es tan importante que, antes de nada, empecemos a buscar información al respecto. Anticiparse siempre será una ventaja a la hora de tratar de evitar que nuestra cabeza se presente en cualquier sitio sin pelo.