Una compra muy tecnológica

En los últimos años, la tecnología avanza a tiempo endiablado. La mayoría de la gente tiene que comprarse cada cierto tiempo ordenador porque en muchas ocasiones se quedan cortos. Esto ocurre con mucha frecuencia den los ordenadores para jugar, pero también en otros profesionales. Está claro que para un uso de “hogar” con que vaya bien Internet y se puedan realizar labores de ofimática vale en la mayoría de los casos. Si le pides más a un ordenador, ya tienes que ir a modelos más potentes.

¿Qué ordenador comprarse para jugar?

Yo al final me he comprado un ordenador en una tienda especializada, WhatsPC me daba ese asesoramiento que necesitaba y sinceramente no tenía ganas de comprar en una grande superficie, necesitaba cerciorarme de que esta vez acertaba.

Con mi experiencia, os voy a dar algunos consejos que espero que os valgan. Lo primero que tenemos que saber es que los ordenadores especialmente realizados para gaming no suelen ser muy compacto. Aquí tienes que tener en cuenta el espacio con el que cuentas y el espacio que ocupan.

El formato de semitorre con carcasa de un tamaño normal, suele estar entre los 40 y los 50 centímetros, contando con tres o cuadro ranuras en la parte lateral. Este es el formato que más se recomienda, salvo en algunos otros en los que, por el tamaño de los componentes, hay que optar por torres de tamaño completo. Vuelvo a reiterar que debes tener en cuenta el espacio que puedes tener en tu habitación.

En diseño hay de todo, desde modelos de gran sobriedad a otros más llamativos, esto es cuestión de gustos. En cuanto a las capacidades de almacenamiento, lo mejor es optar por los últimos estándares que haya en el mercado. Actualmente destacan las memorias de tipo DDR3 y DDR4 para la RAM y un disco duro SSD. Así se pueden acortar los tediosos tiempos de carga y pueden tus juegos almacenar los datos que necesitan para la fluidez en el juego.

Los discos sólidos o SSD, son bastante caros todavía, pero pueden combinarse con un disco duro de los tradicionales, lo que hace que se abarate el coste del ordenador para gaming y tendrás una buena capacidad y velocidad a la vez.

En las capacidades, lo mejor es redondear al alza, por lo que en estos momentos el estándar está en 1 TB de disco duro, unido a una SSD de 250 GB y 8 GB de memoria RAM. Son capacidades que te permitirán jugar a los últimos títulos del mercado. En caso de que puedes ampliar RAM y disco duro por encima de estas capacidades mejor para tu jugabilidad, claro está.

En cuanto a procesadores, aquí depende de tus gustos personales, marcas como AMD o Intel tiene buenos modelos, pero recuerda que ninguno de ellos es perfecto. Los procesadores de Intel tienen un precio mayor y los AMD son más sensibles a sufrir calentamientos.

En cuanto a las gamas, lo mejor es contar con un Intel i5 o i 7 de última generación o un AMD FX al menos. La tarjeta gráfica mejor que sea potente, para ello una tarjeta dedicada es la que consigue mejores detalles gráficos y lo mejor es que tenga de 2 a 4 GB. Entre las marcas más conocidas están la NVidia de Intel y la Radeon de AMD.