Cómo solucionar una visita imprevista en casa

Estoy completamente segura de que esto que me pasó a mí hace unos fines de semana os ha ocurrido también a cualquiera de vosotros en alguna ocasión. Y ya que yo le he encontrado remedio, voy a compartirlo con vosotros para que nunca sintáis un apuro igual. Resulta que estaba en pueblo y me avisó mi marido de que ese fin de semana venían unos amigos suyos a ver un partido, concretamente la final de la Champions, y yo, allí, en el medio del campo, que no sabía qué tipo de menú preparar y con los pocos sitios para comprar que por allí hay. Y eso sí, nada de envíos de comida rápida, eso en el pueblo no existe. Al final, con un poco de ingenio y un pedido de piscolabis a Aperitivos Sáiz lo solucioné.

Aperitivos Sáiz es una tienda online muy socorrida para estas ocasiones, donde puedes comprar aperitivos a través de internet y con la mejor relación calidad-precio. Te lo traen en un envío que no tarda más de 24 horas, y no porque selecciones que se haga de forma urgente, sino porque ellos trabajan así para que sus productos lleguen en perfecto estado y frescos, para que conserven bien el sabor. Además, son los mejores productos de las marcas líderes, todo de calidad.

En esta tienda puedes encontrar patatas fritas y snacks, los saludables frutos secos, frutas deshidratadas, golosinas y gominolas, chuches, galletas, conservas de pescado, aceitunas, encurtidos y variantes. E incluso para fiestas, eventos y celebraciones Aperitivos Sáiz ha creado un producto combinado muy especial. E incluso dan la opción de pedir cosas que no estén dentro de catálogo y con toda probabilidad las consiguen y las añaden a tu encargo.

Pues bien, gracias a esto, puede solucionar toda la parte de entrantes y lo que iban a consumir durante el partido. Añadí unos refrescos, que de eso siempre hay de sobra en todas las casas y en el peor de los casos se pueden comprar en un bar, y lo tenía todo solucionado. Pero… el partido era la final de la Champions, es decir, en lo que se conoce como el horario Champions: las 20:45. Eso quería decir que lo más seguro es que todos esos amigos de mi marido que venían a picar algo con el partido querrían también volverse a sus casas ya habiendo cenado. Pues ahí empieza la segunda parte de cómo solucioné el entuerto.

Un pastel frío con cosas que todos tenemos por casa

En plena desesperación, recordé (aunque a medias) una de las recetas que le había visto hacer a mi madre en alguna ocasión en casa cuando se juntaban muchos invitados. Se trata de un pastel de salmón ahumado y queso. Una receta casera de lo más sencilla, que se puede hacer con cosas que difícilmente faltarán en alguna casa familiar y para la que no hay siquiera que usar la cocina, ya que no precisa de elaboración con fuego ni calor. Además, es muy sabroso.

Para elaborarlo se precisan 500 gr de salmón ahumado en lonchas finas, 500 gr de queso crema o de untar tipo Philadelphia, 100 ml de nata o crema de leche aproximadamente, 100-120 gr de palitos de cangrejo o surimi, un puñado de pepinillos en vinagre escurridos, un puñado de aceitunas verdes con anchoa, una cucharada de alcaparras, eneldo y sal.

Para prepararlo, tenemos que comenzar forrando el molde con papel transparente de cocina. Después disponemos las lonchas del salmón ahumado por la parte más larga, en los laterales del molde, de tal manera que sobresalgan un poco y cubran como la mitad del fondo. Lo mejor es empezar por las esquinas para que resulte más fácil. Y así hasta cubrir todo el recipiente.

Mientras, por otro lado, en un bol que sea amplio, tenemos que echar el queso y le añadimos un poco de nata. Entonces, mezclamos con la ayuda de un tenedor hasta que resulte una mezcla cremosa, pero no líquida. Y si es necesario le añadimos más nata. Y lo condimentamos todo con sal y eneldo.

Asimismo, cortamos los encurtidos, los pepinillos, las aceitunas y las alcaparras en cuadraditos pequeños. También cortamos el surimi o los palitos de cangrejo en rodajas medianas. Y finalmente lo montamos todo para dar lugar al pastel frío.