Psicología de la primera calidad de la mano de Marisa Hernández Torrijo

Desde que comenzó la crisis económica que todavía hoy nos sigue azotando, allá por el 2007, han sido muchos los expertos que se han encargado de analizar las consecuencias del desempleo, la pérdida de calidad en los trabajos y la falta de dinero en muchas familias españolas. Consecuencias que han sido devastadoras para muchos y que han propiciado muchas carencias en incontables familias.

La situación ha provocado un desastre en un buen abanico de sectores de nuestra economía, tales como la construcción, la educación, la sanidad… pero las consecuencias de la crisis económica han ido mucho más allá de lo puramente económico. La pregunta es: ¿cuáles han sido las principales consecuencias humanas que han venido asociadas a la crisis? A una cuestión de tal magnitud no se le ha dado la importancia que realmente merecía durante todos estos años.

Todo forma parte de una cadena. La principal consecuencia de la crisis fue el desempleo y la falta de recursos económicos entre las familias. Eso ha devenido en problemas a nivel personal y familiar: depresiones, falta de motivación, desgana, problemas matrimoniales con el cónyuge, posteriores divorcios… e incluso suicidios. El número de problemas que ha tenido que soportar buena parte de la población española debido a la peor situación económica de los últimos tres cuartos de siglo ha sido ingente.

Todos los problemas devenidos de dicha situación han necesitado de los mejores profesionales para apaciguarse. Es por eso por lo que la labor de los psicólogos ha sido indispensable durante todos estos años de penurias. Una de las que mejor ha ejercido su trabajo, manteniendo alta la moral de sus pacientes y haciendo posible que intentaran reconducir su vida de la mejor manera posible ha sido Marisa Hernández Torrijo, una psicóloga a la que se puede tener acceso mediante la web www.psicologozaragoza.net.

La carrera de dicha psicóloga es intachable. Licenciada en Psicología por la UNED y especializada en Drogodependencia y Adicciones, también se ha encargado de atender a pacientes que necesitaran de sus servicios por cualquier motivo, ya fuera por padecer un trastorno psicológico determinado o por padecer cualquier otra sintomatología que les afectara durante el transcurso habitual de su día a día.

Los resultados han sido, desde luego, espectaculares. Muchos de los pacientes, que presentaban casos como depresiones o ansiedad a causa de la situación laboral que han venido padeciendo durante estos años, han conseguido gracias a la terapia recuperar las ganas, la motivación y la alegría de vivir. Hoy, que la situación laboral en España comienza a mejorar (aunque poco a poco), muchos de los pacientes se dan cuenta de lo necesario que fue su paso por la consulta.

Una vida dedicada a la Psicología

Marisa Hernández Torrijo es el ejemplo de una vida entera dedicada a su profesión. Su labor por la Psicología va mucho más allá de la consulta en la que se desempeña y de su amplia formación en la materia. En la actualidad, Marisa colabora con el Centro de Investigación y tratamiento de adicciones, también lo hace con Cruz Roja impartiendo cursos de formación a su ingente cantidad de voluntarios, escribe artículos para la revista “Psychologies” y es contertulia en el programa “Sin ir más lejos”, de Aragón Televisión. Con todo y con eso, también es profesora en la facultad de Psicología de la UNED.

Confiar en ella ha levantado la vida de mucha gente y es por eso por lo que su actividad no cesa. Ella es una de las mejores pruebas que pueden mostrarse de que acudir a una cita con el psicólogo no es sinónimo de “estar loco”, sino de más bien todo lo contrario.

Sigue habiendo muchas personas con depresión en España y también en Aragón. La crisis todavía no ha terminado y todavía son muchas las personas que siguen sin encontrar trabajo y que se encuentran en un estado de ánimo deplorable. Para todas ellas sigue existiendo una solución, una alternativa para comenzar a encontrarse mejor y seguir, a fin de cuentas, adelante con sus proyectos y con su vida.