Es posible limpiar cómodamente

Desde que los humanos empezamos a vivir en un sitio fijo hemos tenido la necesidad de mantener nuestro espacio vital, que es nuestra casa, limpio. Y es así por una razón muy sencilla, si tenemos limpio nuestra casa querremos pasar tiempo en ella. Además que a nadie le gusta llegar a casa después de trabajar y encontrárselo todo patas arriba, aunque a veces puede pasar.

Pero seamos sinceros, a nadie le gusta limpiar en exceso. Hay alguna excepción de persona amante del orden y la limpieza, que disfruta de los momentos con la escoba y la fregona. Mi mejor amigo y antiguo compañero de piso era así, y siempre me comenta que cuando está estresado se pone a limpiar.

Enfocarse en algo para perder de vista los pensamientos estresantes siempre es positivo, quizá tengamos que practicar esta manera de pensar, para que a la hora de limpiar no nos entre la pereza del siglo. Pero mientras lo hacemos, hoy vamos a traeros unos consejos para limpiar la casa de manera rápida y sencilla.

Para empezar, no hay que pasarse un día, una mañana o una tarde entera limpiando la casa. Se pueden realizar pequeñas tareas durante la semana, para que en el momento en el que nos ponemos a limpiar a fondo todo sea más sencillo.

En primer lugar, voy a empezar por la cocina, ya que es un lugar en el que normalmente pasamos momentos importantes durante el día. Sí, para mí el momento de la comida es un momento importante porque me permiten recargar energía y disfrutar de la comida. Por eso es importante que después de cada comida, se inviertan diez minutos en meter los platos en el lavavajillas y en pasar un paño húmedo por la encimera y la vitrocerámica. Si no disponemos de lavavajillas siempre podemos quitar los restos de comida y ponerlos a remojo para que sea más fácil de fregar luego. Esto nos ayudará a que nos den ganas de entrar en la cocina.

En segundo lugar, voy a hablar de la limpieza del suelo. Pues bien, un truco para no tener que limpiar y fregar toda la casa, es ir limpiando una habitación por día, así toda la casa estará limpia sin haber realizado un gran esfuerzo. Si usas escobas existe un truco para limpiar con más rapidez, simplemente con poner un calcetín de nylon recogerás toda la suciedad sin que salga volando. Y si no tienes tiempo o te da mucha pereza limpiar el suelo, hoy en día existen robots aspiradores que lo hacen automáticamente.

En tercer lugar, voy a destacar la limpieza del polvo y de los cristales. Empezando por el polvo es importante tener a mano un buen paño que nos facilite la tarea, como por ejemplo los paños de microfibra que venden, que atrapan el polvo y además son desechables. Respecto a los cristales, existen trucos caseros para limpiar los cristales (como por ejemplo limpiar con una mezcla de agua y vinagre blanco). Pero de igual manera existen toallitas que simplifican la tarea.

Si tienes niños, intégralos en la limpieza.

Dependiendo de la edad de tus hijos, siempre es positivo integrarlos en las tareas de la casa. Puedes empezar enseñando a tu hijo a limpiar su cuarto, a limpiar de los comederos de los animales, a poner y a quitar la mesa y muchas más tareas. En este link se detalla que pedir a cada edad. Esto además proporcionará unos valores a los niños que le serán de ayuda cuando crezcan.

Dado que los niños pueden limpiar con productos de limpieza hay que enseñarles a que los utilicen con cuidado. Y además hay que enseñarles que hoy en día existen productos de limpieza ecológicos, que ayudan al cuidado del medio ambiente manteniendo la misma calidad. Yo compro todos estos productos de limpieza profesional, son de una empresa catalana que dispone de envases de tamaños familiares y pequeños, y se pueden comprar por Internet.

Para finalizar quiero dar un último consejo, limpia una habitación cada uno o dos días, aunque sea por encima. No te llevará mucho tiempo, y cuando llegue el fin de semana solo tendrás que repasar la casa, y podrás disfrutar del fin de semana.